19 feb. 2018

Toledo contará con un innovador plano del Casco Histórico


Antes del verano, Toledo contará con un plano del Casco Histórico con información patrimonial y arqueológica realizado con la innovación tecnológica que supone la aplicación del Sistema de Información Geográfica (SIG). Toledo es después de Córdoba la ciudad Patrimonio de la Humanidad que contará con un plano de estas características.

Los SIG se han convertido en una herramienta clave para el estudio y la interpretación del Patrimonio Histórico, ya que ofrecen la posibilidad de documentar todos los datos espaciales del entorno de un yacimiento o espacio concreto, así como poder hacer consultas que van más allá de la simple observación visual.

Este plano incluirá 11.519 fotografías y 314 dibujos digitales, una información a la que tendrá acceso en tiempo real tanto el Servicio de Urbanismo del Ayuntamiento como la Consejería de Educación Cultura y Deportes. E
l servicio de asistencia técnica arqueológica del Ayuntamiento, está gestionado por la empresa Global Arqueología con un equipo de profesionales formado por los arqueólogos Antonio Gómez, Juan Ángel Ruiz y Tania Obregón.
 

Gracias a este servicio de coste cero para la ciudadanía, el Ayuntamiento ofrecerá a los ciudadanos que se plantean realizar obras de rehabilitación o reforma de sus inmuebles «un apoyo que no solo pretende agilizar la tramitación de licencias, sino facilitar los controles rutinarios arqueológicos y que estos no supongan una carga, ni si quiera económica; y por otra parte, que la gestión de la propia obra integre la valoración arqueológica», según el concejal de Urbanismo.
 
Durante 2017, el servicio de arqueología del Consistorio informó un total de 442 obras menores para la tramitación de licencias. De estas, el 64 por ciento (284 obras) no requirió control arqueológico, mientras que en un 10 por ciento (44 obras) sí tuvo necesidad de realizar el seguimiento por profesionales. El 15,6 por ciento de estas licencias han tenido que ver con infraestructuras en la vía pública, es decir, un total de 69 actuaciones en la calle; solo un 2,9 por ciento se han derivado a un arqueólogo externo, y un 2,4 por ciento a la comisión especial de edificios de Bien de Interés Cultural, o lo que es lo mismo, 11 informes pasaron por esta comisión. Asimismo, el 0,9 por ciento de informes pasó por la comisión técnica del Plan Especial del Casco Histórico de Toledo (PECHT), y un 3,6 por ciento de solicitudes se han anulado o se han localizado fuera del PECHT.

12 feb. 2018

Sorprendente descubrimiento de pinturas heráldicas del siglo XIII en la Bajada del Pozo Amargo


Las obras que se realizan en un inmueble de la Bajada del Pozo Amargo ha permitido el descubrimiento de una sorprendente representación de escudos heráldicos, posiblemente del siglo XIII.
+ INFORMACIÓN

11 feb. 2018

Los guías de Toledo organizan rutas solidarias y gratuitas por la ciudad para celebrar su día

EDCM
 
La Asociación de Guías Profesionales de Turismo de Toledo, integrada en Fedeto, celebra el próximo miércoles 21 de febrero el “Día Internacional del Guía de Turismo” mostrando su profesión a la sociedad en la que trabajan.
Para ello han organizado visitas guiadas, gratuitas y solidarias en la ciudad, con las que los participantes conocerán espacios poco conocidos como el Taller del Moro, el Archivo Provincial o la Iglesia de Santa Eulalia.
Cada asistente a las rutas guiadas y gratuitas deberá donar dos litros de leche o aceite antes del inicio de la ruta, que recogerán los voluntarios de Cáritas Diocesana de Toledo.
Para asistir a las rutas, los interesados deben reservar su plaza en el teléfono 603 420 820 (máximo 4 personas por reserva) en horario de 10 a 14 y de 17 a 20 horas.
Las rutas comenzarán a las 11:30 horas y a las 15.30 horas del próximo miércoles 21 de febrero, desde la Puerta del Mollete de la Catedral de Toledo. En el claustro se organizará los grupos, las salidas y la donación de alimentos.

2 feb. 2018

Descubren una gran edificación romana en la mezquita de Tornerías

El edificio, hallado en las obras de la mezquita, ocuparía un área de unos 140 metros cuadrados y no se descarta que se utilizara como cisterna u otros usos relacionados con estructuras de la ciudad romana

EFE


Han descubierto un edificio romano de corte monumental en Toledo, en la mezquita de Tornerías de Toledo. Ocuparía un área de unos 140 metros cuadrados y no se descarta que se utilizara como cisterna u otros usos relacionados con estructuras de la ciudad romana. El hallazgo se ha producido durante las labores arqueológicas que lleva a cabo el Gobierno regional en el lugar.
El hallazgo ha sido transmitido por el Gobierno de Castilla-La Mancha en un comunicado en el que ha informado de que ya han iniciado los trabajos para llevar a cabo la apertura de la mezquita de Tornerías como centro para la promoción regional de la artesanía, tras al cierre del edificio en 2012.
Gracias a las actuaciones arqueológicas realizadas, se ha logrado delimitar el edificio romano sobre el que se asienta la mezquita y aunque la investigación tradicional da por hecho que se trata de una cisterna de época romana relacionada con el acueducto y con el sistema hidráulico romano de Toledo, se sabe poco de su distribución interna y características.
Además de documentar los cuatro arcos de sillares conocidos, los trabajos arqueológicos han permitido identificar un edificio de corte monumental que ocuparía un área aproximada de 140 metros cuadrados y, aunque no se descarta su utilización como cisterna, se están considerando otros usos posibles en relación con otras estructuras conocidas de la ciudad romana.
Hasta el momento se ha excavado a una cota de menos dos metros con respecto al nivel de la calle de Tornerías, sin que haya aparecido aún el suelo del conjunto.
En estos trabajos se han identificado las construcciones de época andalusí (siglos VIII-XI) que amortizaron el edificio romano, cuyo abandono dio paso a un espacio doméstico en los primeros siglos de dominación musulmana de la ciudad que, a su vez, fue arrasado para construir la mezquita.
En concreto, se ha desarrollado un estudio de detalle de la mezquita y se ha restituido urbanísticamente su entorno bajo medieval.
De este modo, se ha identificado tanto una pequeña plaza frente a la fachada principal del templo, como las dos calles desde las que se accedía desde Martín Gamero y la plaza del Solarejo, este último único acceso conocido hasta el momento.
También se está ejecutando una labor arqueológica de investigación en el subsuelo que pretende sacar a luz las estructuras más antiguas de la edificación de cara a su incorporación al definitivo proyecto de adecuación integral.
Estos trabajos arqueológicos y de investigación pretenden conocer tanto la evolución de la mezquita como su relación con el edificio público romano sobre el que se cimenta, considerado tradicionalmente parte del sistema hidráulico del acueducto que abastecía de agua a la ciudad de Toledo.
Estas intervenciones iniciales repercutirán en la optimización de la propuesta definitiva de distribución y usos que se recogerá en el futuro proyecto de reapertura del edificio.
Además, también definen las actuaciones de demolición y eliminación de elementos modernos prescindibles y obsoletos realizados desde 1990, de manera que se pueda obtener una correcta interpretación y definición de la geometría real del inmueble.
El proyecto, redactado por AMA Arquitectura, está dirigido por sus arquitectos Francisco Javier Alguacil San Félix, Luis Moreno Domínguez y Francisco Javier de Paz Gómez, los trabajos de Arqueología bajo la supervisión de Arturo Ruiz Taboada y los correspondientes a consolidaciones de elementos singulares, por el restaurador Luis Miguel Muñoz Fraguas.
La mezquita de Tornerías es uno de los monumentos más emblemáticos y menos conocido de Toledo, que se ha conservado gracias a su sólida arquitectura y al hecho de que se encuentre cimentado sobre un potente edifico de sillares de época romana.
Con un diseño similar al de la mezquita de Valmardón o del Cristo de la Luz, se desconoce la fecha exacta de fundación, aunque las fuentes históricas ya lo mencionan desde el siglo XII. Durante la Edad Media Cristiana fue el referente para los mudéjares toledanos y hasta llegó a contar con su propia cofradía.